nota localizada el  --  05 de noviembre de 2008

 

 

 

 
Historia de la arqueología

Noticia

 
Eduardo Matos Moctezuma  
 

 

 

Obra inédita

  

Obra inédita

Fotografía:  Archivo Medios / INAH

Tamaño real:  45 KB  kb

Obra inédita

PREPARA EDUARDO MATOS HISTORIA DE LA ARQUEOLOGÍA


*** El compendio —que se prevé estará dividido en dos volúmenes— será editado por elINAH y tendrá una versión en italiano por parte de la editorial Jaca Book
*** En un primer tomo se abordará del mundo prehispánico al Porfiriato, y el segundo irá del siglo XX hasta la actualidad

El profesor Eduardo Matos Moctezuma, investigador emérito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), prepara una obra sobre la historia de la arqueología en México, la cual estará dividida en dos partes, la primera de ellas irá del mundo prehispánico al Porfiriato, y la segunda del siglo XX hasta la actualidad.

"Lo referente al tomo inicial está prácticamente concluido. La continuación iniciará con el trabado desarrollado por don Manuel Gamio y el momento de la Revolución, pero la redacción se complica un poco cuando se abordan los proyectos nacionales y extranjeros, que comenzaron a proliferar en las últimas décadas del siglo pasado", explicó el creador del Proyecto Templo Mayor de la antigua Tenochtitlan.

El compendio —que se prevé estará dividido en dos volúmenes— será editado por el INAH y tendrá una versión en italiano a cargo de la editorial Jaca Book, con la que Matos Moctezuma colaboró anteriormente en la conformación del Corpus Precolombino.

De acuerdo con el reconocido arqueólogo, esta "empresa" —que siempre ha estado dentro de sus proyectos—, es apasionante porque a través de ella plasmará cómo la arqueología mexicana, desde inicios del siglo XX, se convirtió en punta de lanza a nivel internacional.

Destacó la creación de la Escuela Internacional de Arqueología y Etnología Americanas (1910-1923), que pese al exilio de Porfirio Díaz y los embates de la Revolución, congregó a becarios de Estados Unidos, Francia, Prusia y, claro, México; además de ser dirigida por notables estudiosos como Eduard Seler, Franz Boas, Alfred M. Tozzer, Jorge Engerrand y el mismo Manuel Gamio (1916-1920).

Por ejemplo, Gamio realizó por primera vez una excavación estratigráfica (mediante el estudio de capas, en relación con la geología) en el pueblo de San Miguel Amantla, en Azcapotzalco.

"Además, creó el actual concepto de la antropología —entendida como una gran disciplina que reúne a la arqueología, la etnología, la lingüística, la antropología física…— durante la realización del proyecto denominado La población del Valle de Teotihuacán, a finales de la primera década del siglo XX.

"Se trató de un trabajo integral que contempló el pasado prehispánico, la presencia colonial y la actual. Manuel Gamio decía que todo iba dirigido al mejoramiento de los teotihuacanos de ese momento, es decir, establece que la antropología tiene un compromiso con el pueblo", explicó Eduardo Matos.

Por los resultados de La población del Valle de Teotihuacán, publicados en tres tomos entre 1921 y 1992 —continuó Eduardo Matos—, ese antropólogo mexicano recibió más de un centenar de felicitaciones provenientes de todo el mundo.

Para 1939, con la creación del INAH y la absorción de la entonces Escuela de Antropología (que tuvo sus inicios en el Instituto Politécnico Nacional), llegaron alumnos de diversas partes del orbe, principalmente de Latinoamérica, para formarse en esta rama. Inclusive, esta institución llegó a ser mencionada por el antropólogo francés Claude Lévi-Strauss.

Los antecedentes


Matos Moctezuma, experto en la cultura mexica, detalló que con base en la arqueología se sabe que los mismos pueblos prehispánicos buscaron sus orígenes. Por citar un ejemplo, los tlatoanis mexicas acudían a Teotihuacán (abandonada siglos atrás) para conectarse con sus ancestros y tomaban algunos objetos, entre ellos máscaras, que reutilizaban posteriormente.

De manera paradójica, restos de la civilización mexica, caso particular de la Piedra del Sol, fueron utilizados por los españoles para defenderse de sus enemigos europeos, éstos aducían que la conquista ibérica en América no tenía mayores méritos pues habían sojuzgado a grupos bárbaros.

Hacia fines del siglo XVIII se empotró el también llamado Calendario Azteca en la catedral de la ciudad de México, pues las características de este monolito aludían a los conocimientos que sobre el tiempo tenían los antiguos mexicas, de ahí que este pueblo exterminado por los españoles no podía ser considerado del todo "ignorante".

"Esto viene a colación —expresó Eduardo Matos— porque los insurgentes luego de su victoria, dejarán el estandarte con la figura de la Virgen de Guadalupe y retomarán un símbolo pagano: el águila parada sobre el nopal. De esa manera, la naciente nación quería ligarse al mundo prehispánico."

"Se empieza a rememorar una imagen de aquel mundo prehispánico, que distaba mucho de la realidad, lo que he denominado como el Edén perdido. Esto deriva en varias acciones, entre ellas, la creación del Museo Nacional Mexicano por parte del primer presidente del país: Guadalupe Victoria. También se reeditó la Descripción histórica y cronológica de las dos piedras, de Antonio León y Gama".

Décadas más tarde, Maximiliano de Habsburgo establecería el Museo Nacional en la antigua Casa de Moneda, en el hoy Centro Histórico de la ciudad de México, y en donde se congregarían los estudiosos de la época. Así mismo, los sitios arqueológicos de México comenzaron a ser concurridos por exploradores nacionales y extranjeros.

"En el Porfiriato también se dan aspectos interesantes, se inaugura el Salón de Monolitos en el Museo Nacional y para celebrar el Centenario de la Independencia comenzarán trabajos de excavación en Teotihuacán, a cargo de Leopoldo Batres, él trabaja sobre todo en la Pirámide del Sol, pero además establece el primer museo de sitio en esa zona", concluyó Eduardo Matos.

 
 
 

regresar


 

 

 
Historia de la arqueología

Noticia

 
Eduardo Matos Moctezuma  
 

 

 

Obra inédita

  

Obra inédita

Fotografía:  Archivo Medios / INAH

Tamaño real:  45 KB  kb

National Heritage

Matos Moctezuma Prepares a History of Archaeology Compendium


Eduardo Matos Moctezuma, one of the most important archaeologists in Mexico and National Institute of Anthropology and History (INAH) Emeritus Professor, works actually in a project about history of archaeology in Mexico. The first volume is related to history from Prehispanic period to 19th century age known as Porfiriato. The second one is related to 20th century to our days.

“The first volume is practically concluded. The second will be starting with a collaboration by Manuel Gamio on regard of the 1910 Revolution” explained the archaeologist responsible of the Templo Mayor of Tenochtitlan Project.

The compendium is to be published by INAH in Spanish, and Jaca Book will do it in Italian. Matos Moctezuma has published work related to Corpus Precolombino (Pre Columbian Corpus) with them.

This “enterprise,” always within his projects, is exciting because it keeps track of how Mexican archaeology, from its beginnings to 20th century, became an international level referent.

He remarks the creation of the International School of American Archaeology and Ethnology (1910-1923), that in spite of Porfirio Diaz the Revolution struggles, congregated United States, France, Prusia and Mexico researchers; besides being directed by notable investigators as Eduard Seler, Franz Boas, Alfred M. Tozzer, Jorge Engerrand and Manuel Gamio.

Gamio conducted the first stratigraphic excavation in the town of San Miguel Amantla, in Azcapotzalco.

“He also created the present concept of anthropology, understood like a great discipline that reunites archaeology, ethnology, linguistics and physical anthropology, during the Valley of Teotihuacan Population Project, in the early 20th century.

“It was an integral work that contemplated Prehispanic past, Colonial presence and Modern age. Manuel Gamio stated that everything pointed towards Teotihuacan improvement; he establishes that anthropology has a commitment with people”, explained Eduardo Matos.

The results, published in three volumes between 1921 and 1992, gained the Mexican anthropologist hundreds of congratulations worldwide.

In 1939, with the creation of INAH and its absorption of the School of Anthropology (that had its beginnings in the National Polytechnic Institute), students from diverse parts of the orb arrived, mainly from Latin America, to form in this discipline. The French anthropologist Claude Levi-Strauss mentioned the institution.

b>The antecedents

Matos Moctezuma, expert in Mexica culture Mexica, detailed that based in archaeological research, it is known that the Prehispanic peoples were looking for their origins. Mexica Tlatoanis (rulers) went to Teotihuacan (then abandoned for centuries) to connect with their ancestors and took some objects, among them masks that were reused later.

Paradoxically, remains of Mexica civilization, such as the Stone of the Sun, were used by the Spaniards to defend themselves from their European enemies, who adduced that Iberian conquest of the Americas did not have any merit because they subjugated Barbarian groups, and the Stone of the Sun proved them wrong.

In the late 18th century the Stone of the Sun, also known as Aztec Calendar, was embedded in Mexico City cathedral, because it represented ancient Mexica knowledge.

Eduardo Matos expressed “how insurgents, after their victory, left the Guadalupe virgin standard and retook a pagan symbol: an eagle stepped on a cactus. The rising nation wanted to bond with Prehispanic world.”

“A paradisiacal image of Prehispanic world led to creation of the Mexican National Museum by the first president of Mexico: Guadalupe Victoria”.

Decades later, Maximilian of Hapsburg establish the National Museum at the former Mint House, where scholars congregated. Archaeological sites began to be explored by national and foreign archaeologists.

“In Porfiriato period interesting things happened: the Monolith Hall is inaugurated in the National Museum, and, to celebrate the Centenary of Independence, excavation in Teotihuacan begins, in charge of Leopoldo Batres. He worked mainly in the Pyramid of the Sun and establishes the first site museum in that zone”, concluded Eduardo Matos.
 
 
 

regresar