noticias  --  01 de julio de 2008

 

 

 

 
HALLAN PAR DE ESCULTURAS TIPO MEZCALA

 
En Guerrero  
 

 

 

Esculturas prehispanicas del cuerpo humano

  

Esculturas prehispanicas del cuerpo humano

Fotografía:  Hector Montano / INAH

Tamaño real:  25 KB  kb

Pagina nueva 1

En Guerrero
 

HALLAN PAR DE ESCULTURAS TIPO MEZCALA

 

       *** Arqueólogos del INAH encontraron dos relevantes esculturas prehispánicas del cuerpo humano
*** Con este par de piezas, suman cinco las que se han registrado desde la década de los años setenta a la fecha

 

En la comunidad Carrizalillo, a 50 kilómetros de Chilpancingo, Guerrero, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) registraron el hallazgo de un par de figurillas tipo Mezcala, cuyo descubrimiento es de gran relevancia por tratarse de las pocas representaciones que se han encontrado hasta el momento sobre esta cultura prehispánica.

Caracterizadas por su sencillez en la representación del cuerpo humano, donde los trazos apenas definen los rasgos del rostro, brazos y piernas, las dos figurillas tipo Mezcala, fueron localizadas hace unos días, en el interior de una pequeña caja de lajas de piedra que estaba enterrada a modo de ofrenda.

“Las figurillas fueron halladas en contexto, y lo relevante del hallazgo radica en el hecho que se trata de representaciones que escasamente se encuentran. En las últimas décadas, sólo se han detectado otras tres, que sumadas a este par suman un total de cinco las piezas que se han registrado hasta hoy”, señala el arqueólogo del Centro INAH-Guerrero, Rodolfo Lobato Rodríguez.

La cultura Mezcala, es  una de las civilizaciones que surgieron inmediatamente después que la Olmeca, la cual se  ha identificado principalmente por su estilo arquitectónico y figuras de piedra verde. Su desarrollo se dio desde el periodo Preclásico Medio (500 a.C. hasta el Clásico Tardío (900 d.C.), asentándose fundamentalmente a lo largo del Río Balsas, hasta porciones limítrofes del actual estado de Guerrero.

El par de figurillas de 12 centímetros de altura, que estaban colocadas de forma encontrada, estaban acompañadas por dos pendientes de pizarra en forma de gancho. “Una de las características del hallazgo es que tanto una de las pequeñas esculturas como el arete correspondiente, estaban fragmentados. Se ha determinado que ambas piezas fueron rotas de manera intencional al ser depositadas en la cista como ofrenda”, detalla Lobato Rodríguez.

Sobre la representación de ambas figurillas de color gris oscuro, existen pocos estudios dada su escasa presencia en contextos arqueológicos. “Por lo general representan personajes de elite o deidades, sin embargo por tratarse de representaciones humanas burdas en las que sólo se insinúan rasgos físicos, no es posible determinar con precisión su significado”, refiere el arqueólogo Adrián Fuentes Aguirre, quien también participa en los trabajos de exploración.

El hallazgo de este tipo de representaciones humanas es muy poco frecuente. En los años setenta se encontró una en los trabajos de la Presa El Infiernillo, y dos más en la década de los noventa, en las excavaciones de la Zona Arqueológica La Organera-Xochipala.

Asimismo, durante las excavaciones que se efectúan actualmente en este sitio ubicado al norte de Chilpancingo, también se registraron cinco entierros humanos en una tumba troncocónica, consistente en una cama de piedra enlajada, debajo de la cual se ubican más osamentas.

Al respecto, el arqueólogo Julio Cesar Crosalta, explica que sobre la cama de piedra se encontraron dos esqueletos, —uno masculino y otro femenino—, en posición sedente, uno de ellos acompañado de una pulsera de cuentas de caracol. Debajo del entierro, se localizaron otras tres osamentas, con materiales asociados, entre ellos un collar de dientes de un animal aún no identificado y cuentas de huesos pequeños en forma cilíndrica de tres milímetros.

Asociados a estos entierros, se encontraron también materiales de lítica, como cinceles completos y semicompletos, alisadores, hachas de canto rodado, cajetes, metates y demás herramientas que sirvieron para crear las tumbas, así como fragmentos de cerámica.

Las piezas arqueológicas que se encuentran bajo resguardo del INAH, serán sometidas a una serie de análisis para determinar su temporalidad. Por sus características, los materiales guardan similitudes con los reportados en la Zona Arqueológica La Organera-Xochipala.

Los trabajos de excavación que se ejecutan en un área de 18.5 kilómetros cuadrados, continuarán durante este mes, y forman parte del Proyecto de Salvamento Arqueológico Los Filos-Mezcala. Fase II, a cargo del Centro INAH-Guerrero.

 
 
 

regresar